Falleció el autor de la ‘Declaración de independencia del ciberespacio’

0
144

Estados Unidos. Se fue mientras dormía. El poeta y ciberactivista por la independencia y la libertad de Internet, John Perry Barlow, falleció  a los 70 años. Así lo informó la Fundación Frontera Electrónica (EFF, por sus siglas en inglés).

El estadounidense —que fue granjero en Wyoming y letrista del grupo musical Grateful Dead desde 1971 hasta 1995 —defendía que la red global fuera un entorno en el que los gobiernos de los países no tuvieran ningún tipo de poder o injerencia.

Sus ideas fueron volcadas en la Declaración de independencia del ciberespacio, manifiesto presentado en 1996 en Davos (Suiza):

“Gobiernos del mundo industrial, ustedes, cansados gigantes de carne y acero, vengo del ciberespacio, el nuevo hogar de la mente. En nombre del futuro, les pido en el pasado que nos dejen en paz. No son bienvenidos entre nosotros. No ejercen ninguna soberanía sobre el lugar donde nos reunimos. No hemos elegido ningún gobierno, ni pretendemos tenerlo, así que me dirijo a ustedes sin más autoridad que aquella con la que la libertad siempre habla”.

John Perry Barlow fue uno de los impulsores de la Fundación Frontera Electrónica, creada en 1990, junto a Mitch Kapor y John Gilmore. Se trata de una organización sin ánimo de lucro defensora de los derechos civiles que busca proteger la libertad de expresión, la privacidad y el acceso a la información de todos los usuarios de la red.

Su directora ejecutiva, Cindy Cohn, señaló que el ciberactivista “siempre vio Internet como un lugar fundamental de libertad, donde las voces largamente silenciadas pueden encontrar un público y donde la gente puede conectar con otros a pesar de la distancia física”.

Barlow también fue uno de los creadores de la Fundación para la Libertad de la Prensa (FPF, por sus siglas en inglés), en 2012.

Este estadounidense, que fue granjero en Wyoming y letrista del grupo musical Grateful Dead desde 1971 hasta 1995, defendía que la red global fuera un entorno en el que los gobiernos de los países no tuvieran ningún tipo de poder o injerencia.

Su pensamiento libertario y utópico sobre Internet quedó plasmado en la Declaración de independencia del ciberespacio, manifiesto presentado en 1996 en Davos (Suiza): “Gobiernos del mundo industrial, vosotros, cansados gigantes de carne y acero, vengo del ciberespacio, el nuevo hogar de la mente.

En nombre del futuro, os pido en el pasado que nos dejéis en paz. No sois bienvenidos entre nosotros. No ejercéis ninguna soberanía sobre el lugar donde nos reunimos. No hemos elegido ningún gobierno, ni pretendemos tenerlo, así que me dirijo a vosotros sin más autoridad que aquella con la que la libertad siempre habla”.

El ciberactivista fue uno de los impulsores de la Fundación Frontera Electrónica, creada en 1990, junto a Mitch Kapor y John Gilmore. De esta manera, iniciaba la labor de protección de los valores fundamentales de Internet.

La EFF es una organización sin ánimo de lucro defensora de los derechos civiles que busca proteger la libertad de expresión, la privacidad y el acceso a la información de todos los usuarios de la red.

Su directora ejecutiva, Cindy Cohn, ha anunciado “con el corazón roto” la muerte del ciberactivista en un comunicado. En él, ha ensalzado “la visión y el liderazgo de Barlow”, que ha permitido la existencia y el desarrollo de “grandes partes del Internet que todos conocemos y amamos hoy”. “Siempre vio Internet como un lugar fundamental de libertad, donde las voces largamente silenciadas pueden encontrar un público y donde la gente puede conectar con otros a pesar de la distancia física”, ha explicado Cohn.

Además de abogar por la independencia del ciberespacio, Barlow fue uno de los creadores de la Fundación para la Libertad de la Prensa (FPF, por sus siglas en inglés), en 2012. La junta directiva de esta organización no gubernamental estadounidense contaba, además de con el ciberactivista, con miembros como el excontratista de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense y responsable de la filtración de miles de documentos de la agencia de espionaje norteamericana, Edward Snowden, el periodista Glenn Greenwald o el actor John Cusack.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here